viernes, 24 de abril de 2009

Sábado de Mercedes- Relato erótico

UNA MAÑANA MÁS

Se respira un silencio denso y extraño en el interior del abarrotado ascensor. El gentío, soñoliento y apelmazado, me aproxima poco a poco a ti; me van empujando lentamente y apremian a mi cabello para que roce con timidez la fornida curva de tu hombro. Me dejo hacer; no opongo resistencia. Inspiro, y a pesar de la variedad de perfumes que se mezclan en el reducido habitáculo, percibo únicamente el tuyo, cautivador, sazonado y viril. Acaricia mi nariz, halagando todos mis instintos, hasta los más íntimos, aquellos más ocultos, y asciende pausadamente hasta que, por fin, explota dentro de mi cerebro. ¡Bum! Y es entonces cuando mi vista y mi juicio se nublan, y el vello de mi cuerpo cobra vida, incluso en lugares recónditos, ahora palpitantes y húmedos. Mis labios sedientos y ansiosos se entreabren y se dejan humedecer, durante un instante sólo, por mi lengua, juguetona y mimosa, ávida del licor de tu aroma.

Nos detenemos, en la quinta planta, y luego en la sexta, y en la séptima… pero yo permanezco inmóvil, adherida sin remedio a la cercanía de tu cuerpo atlético. Mi brazo, en contacto sutil con el tuyo, tiembla al sentir la fragilidad de este roce delicado entre dos pieles desconocidas, creando un campo magnético que doblega ante ti mi voluntad de este modo irremediable. Y de pronto la siento, sí: tu mano robusta y firme se asienta sobre el tacto de seda de mi vestido y tantea sin pudor la curva suave de la orilla derecha de mi cintura. Todo mi ser vibra embriagado; soy consciente de cada uno de tus dedos, irradiando sobre mi piel una energía candente que llega casi a hacerme daño. Tu aliento se derrama cálido junto a mi oído y los pétalos de tu voz se abren, en un susurro, florecido sólo para mí: “Disculpe, ¿me permite…?” Sonrío, turbada, sin valor para mirarte siquiera, y haciéndome a un lado murmuro: “Por supuesto…”, mientras apoyo mi espalda, aún temblorosa, contra la pared del ascensor y veo cómo te alejas con paso rotundo y firme, una mañana más, pasillo adelante.

23 comentarios:

  1. jo! Susana, que bueno.

    Lo de los pétalos de su voz abiertos en un susurro me ha encantado. Un relato myy bonito, sugerente y cálido.

    Gracias por participar :)

    ResponderEliminar
  2. ¿No te parece muy "light", Ardilla? Me daba tanto miedo caer en lo vulgar que me parece que me he quedado muuuy corta. Jeje. Bueno. ¡Es un relato sensual, más que erótico!

    Gracias, guapetona.

    Un besote

    ResponderEliminar
  3. Realmente bello.No hay nada mejor de un relato erótico que al leerlo lo estes viviendo también. Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Precioso, muy erótico puesto que juegas con la imaginación de cada lector, todos (creo) que hemos vivido algo similar, si no es en un ascensor, es en una discoteca, o en un autobús o en la cola del super.
    Me encanta escuchar tan nítidamente el pensamiento de tu protagonista, lo haces de "lujo", me he sentido un voyeur leyendo sus pensamientos más intimos.
    Felicidades.

    ResponderEliminar
  5. Hola Balamago. Me alegra verte por aquí y también que te haya gustado mi relato. Gracias

    Mad el Mago: la verdad es que es una situación muy cotidiana. Quién sabe qué pensamientos bullen en el interior de las personas con las que compartes ascensor cada mañana. Gracias por visitar mi blog.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. He pensado en mì. pero el final, no me convence. La mujer se ha vuelto inmòvil, muy pasiva. Dile algo... que sepa este varòn un poco màs, a què atenerse.

    ResponderEliminar
  7. Con esta "bendita" globalización, nos perdemos los detalles pequeños; los que nos dejan sin aliento. Hipermetropía se llama a eso ¿no?, cuando vemos bien a lo lejos y mal de cerca... ¿Y a mí por qué se me da por el ensayo ahora? Jajaja, creo que es para no concentrarme demasiado y olvidarme de las "desgracias" de la protagonista.

    Felicidades, Susana; qué otra cosa puedo decirte.

    Bikiños obscenos

    ResponderEliminar
  8. Susana. Ufff. Bueno y con micha imagen.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. Susana, nada de ligth, a mi me ha encantado.
    Me he sentido en el ascensor, oliendo su perfume varonil, y deseando irme con él a un lugar mas intimo para dar rienda suelta a ese impulso.
    Genial.
    De verdad que me has dejado flipada.
    Un beso

    ResponderEliminar
  10. Hola Tésalo. Imagino que te apetecía que el final tuviera más "chicha", ¿no?. Bueno, me dió miedo no saber expresarlo con suavidad y elegancia y preferí dejarlo así. Gracias por leerme.

    Xosé, Celia y tag. Os agradezco un montón vuestros comentarios, tan halagadores.¡¡Felíz sábado erótico para todos!! Un besazo

    ResponderEliminar
  11. ¡Ostras! ¿si nos pasa ésto en el ascensor?, ¡madre mía!que excitación. Me ha gustado mucho.
    Un beso

    ResponderEliminar
  12. Susana: ole y ole, me ha gustado.
    Tiene un punto de tensión pues no sabes que ocurre al final, describes muy bien la escena.
    Besotes.
    Paola.

    ResponderEliminar
  13. madre mia, que subidon jajajaj

    un relato lleno de imagens.

    besos.

    ResponderEliminar
  14. caramba bueno me ha gustado buen subidón !!! JAJA

    ResponderEliminar
  15. Susana, lo del ascensor es un sueño erótico común, ¿quién no lo ha experimentado o inventado? Espacio estrecho, olores cerca, carnes a tocar, miradas a un palmo ¿y si se para? ufff. !Das en el clavo! nunca mejor dicho. Menudo sofoco y lástima, se quedó la cosa en volcán que habrá que apagar, uyyy.

    Tésalo, pos que se insinue el varón, ante tal chica de tacto sedoso, está ciego. En fín.

    Beso, natàlia mudita.

    ResponderEliminar
  16. Creo que la temperatura del ascensor ha subido unos cinco grados... como la de mi habitación mientras te leída.
    Muy, muy bueno.

    ResponderEliminar
  17. qué hombre tortuoso, no deberían andar sueltos...!!!jajaja y sí... me lo que creído todo, me lo imaginé todo, y me quiero ir tras élll.... Muy bueno, te felicito. Besotes y abrazos.

    ResponderEliminar
  18. Ayyy! Cuánta gente! Gracias Carmen, Paola, Estela, Megg, Natàlia, Teresa y Casandra. Me encanta que hayáis venido a leerme. Espero que la temperatura haya subido algún gradito mientras la hacíais. ¡Con un par de gradillos me conformo!

    Un besazo

    ResponderEliminar
  19. De las mejores historias por original a la hora de afrontarlo, personal, podría ser real, quizá en el próximo encuentro, jeje.
    Felicidades!!

    ResponderEliminar
  20. ¡Mimí! Creí que ya no vendrías. Estoy encantada de verte por aquí y de que te haya gustado miintento de relato arótico.

    Un besazo

    ResponderEliminar
  21. Muy bueno, estoy deseando que vuelvan a encontrarse, a ver lo que pasa.

    Un beso

    ResponderEliminar
  22. Qué bonito, Susana... :) Cuántas veces no nos hemos encontrado en situaciones similares deseando que el tiempo no pasara, ¿verdad? :) Precioso.

    Le preguntabas a Ardilla si no era demasiado light... Bueno, creo que todos hemos pecado de mucho pudor y hemos sido muy prudentes. Sé que todos, y me incluyo, tenemos relatos mucho más tórridos :) De todas maneras, un relato muy atrayente, muy bonito.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  23. LLEG0 EL ULIM0, SUSANA...PER EL TIEMP0 N0 ES ALIAD0 MI0...QUIZA PR FALTA D TEIMP0 N0 N0S PAREM0S MAS A DECIR AL TIP0 DEL ASCENS0R:"EH, VENGA, VAM0S¡¡¡"
    SENCILLAMENTE SUGERENTE...
    GRACIAS.

    ResponderEliminar